Crimson Peak o de la reiteración abrumadora

La cumbre escarlata (Crimson Peak)
Dir. Guillermo del Toro,
Estados Unidos 2015

 Por Amhed Sandoval
@amhed.san

Visualmente impecable, narrativamente deficiente. Y es que desde que inicia esa voz en off de Edith la protagonista (Mia Wasikowska) explicando que los fantasmas existen ya huele mal. Huele a antiguo y desgastado, y no es que esto esté mal, lo malo es que se siente el arribo de lugares comunes. Y en efecto esa voz en off regresará al final para demostrar algo que ya había planteado. Primer cliché de película de terror, pero no apremia escatimar en mencionar cada uno de ellos, están allí y nadie los va a quitar.

Regresando a la parte visual que es realmente atractiva, sin embargo ese es un problema también pues no está respaldado con una narrativa sólida como se ha apreciado en trabajos previos del director como El laberinto del fauno (España 2006). De hecho se pueden notar auto-referencias por ejemplo en los pasillos largos y lúgubres donde se esconde algún personaje tenebroso, aunque eso no lo inventó él. También está plagado de referencias a otros autores, el propio director mexicano declara haber pensado mucho en cintas de terror como El resplandor / The shining (Estados Unidos 1980) de Stanly Kubrik y El exorcista /  The exorcist (Estados Unidos 1973) de William Friedkin, sin llegar realmente a ser aterradora.

Crimson-Peak-Trailer4-051215

La fotografía sí está muy bien integrada al diseño de producción y la iluminación es sombría como lo debe de ser una película presuntamente gótica, cuenta y con muchas pinceladas de colores en esa oscuridad, es decir, ventanas que dejan pasar luz de algún color o la luz es distorsionada por las tonalidades de la ventana. Por otro lado y regresando a la narrativa ésta pretende ser una historia de fantasmas gótica-romántica así como lo que escribe Edith en su novela, lo que ocurre es que termina siendo justo lo que no quería del Toro cuando de planteaba inicialmente, él quería que al tener esos elementos se pudiera jugar con las convenciones de los géneros, y así termina siendo.

Probablemente estos problemas de narrativa vengan desde el guión que parece descuidado para tan pulcro trabajo visual, y la razón puede ser que se le agrego un par de guionistas más, sólo Matthew Robbins (Mimic 1997) en créditos , probablemente para que no hiciera lo que quisiera en Hollywood como lo que hizo en España con El laberinto del Fauno. Aunque la violencia no se la guarda, cuando quiere mostrar sangre este tapatío no se deja los galones en casa. Inclusive en muchos países como el propio Estados Unidos fue clasificada para mayores de edad, en México no (B15), aunque esto no es algo que le preocupe a Legendary la productora de ésta película, de hecho Universal le dio permiso a del Toro para trabajar con ellos mientras se quedaran con la distribución.

07

Parece haber una línea en conservar las convenciones de una película de terror hasta en el montaje, donde se repiten imágenes e informaciones anteriormente mostradas y mencionadas para aclarar algo evidente. Así como un personaje que explica todos sus motivos, en Hollywood no da paso a interpretaciones se explica y aclara todo hay una intención de claridad abrumadora que no permite al espectador la posibilidad de pensar y hacer sus propias conclusiones, se muestran las cosas tal cual.

Otro aspecto, que es más detalle, es lo sonoro que juega a lo mismo de las convenciones, que no está mal, pero exageran sonidos de cuchillos y objetos afilados al punto de lo artificial.

Finalmente ahí está La cumbre escarlata como  parte de la filmografía de del Toro que se puso nostálgico como gótico, mirando al pasado como el co-protagonista Thomas (Tom Hiddleston), de la misma manera que se mira el trabajo anterior de este director, que tampoco es que tenga tanto tiempo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: